¿De Donde Viene las Hurracas Que Vemos en McAllen?

¿Has visto como se juntan miles de hurracas en los estacionamientos de HEB o Walmart en McAllen?

Walter Wehtje hiso su disertación en las tres especies de hurracas,  Quiscalus Mexicanus y de manera científica nos revela cosas muy interesantes.

La hurraca aunque abundante en el sur de los estados unidos, es originaria de nuestro país.

Allá en el siglo XV el emperador azteca Ahuitzotl conquisto el Este de la gran Tenoxtitlan, trayendo como de costumbre esclavos y además estos pájaros negros, los cuales eran muy demandados por sus negros plumajes. Hay que recordar que los aztecas acostumbraban penachos de múltiples plumas así como decoraciones bélicas y estéticas, las negras plumas hacían muy deseadas y vistosos los penachos y demás ornamentos.

Al traer estas hurracas, las reprodujeron en cautiverio para después liberarlas. Estos pájaros muy buscados fueron protegidos, haciendo que estos se reprodujeran y se acostumbraran a estar cerca de los poblados. Es lógico que estos pájaros al pernoctar en las plazas de las antiguas ciudades aztecas, se veían liberados de posibles depredadores. Estas plazas hacen o hacían para ellos el lugar perfecto para vivir.

Es por esto que entonces cuando estamos en McAllen o Laredo o cualquier pueblo o ciudad Texana y vemos por la tarde como las parvadas de cientos y cientos de ellos vuelan hacia los estacionamientos de HEB, Walmart etc., es muy probable que estos sean descendientes de aquellos pájaros que hace 500 años fueron acostumbrados a las plazas prehispánicas donde los aztecas las criaron y por genética buscan la seguridad de estar fuera de posible depredadores.

Así que cuando andes de compras navideñas en USA y veas estos negros pájaros con tonos tornasol turquesa, recuerda que tienen su origen en nuestro país antes de la conquista y muy apreciados por los aztecas.

10 Commandments of Good Parenting By Jeanie Lerche Davis

10 Commandments of Good Parenting

Does your child have behavior problems? Your relationship with your child likely needs some attention.

By Jeanie Lerche Davis

 

The 10 Principles of Good Parenting

  1. What you do matters.“This is one of the most important principles,” Steinberg tells WebMD. “What you do makes a difference. Your kids are watching you. Don’t just react on the spur of the moment. Ask yourself, ‘What do I want to accomplish, and is this likely to produce that result?'”
  2. You cannot be too loving.“It is simply not possible to spoil a child with love,” he writes. “What we often think of as the product of spoiling a child is never the result of showing a child too much love. It is usually the consequence of giving a child things in place of love — things like leniency, lowered expectations, or material possessions.”
  3. Be involved in your child’s life.“Being an involved parent takes time and is hard work, and it often means rethinking and rearranging your priorities. It frequently means sacrificing what you want to do for what your child needs to do. Be there mentally as well as physically.”

Being involved does not mean doing a child’s homework — or reading it over or correcting it. “Homework is a tool for teachers to know whether the child is learning or not,” Steinberg tells WebMD. “If you do the homework, you’re not letting the teacher know what the child is learning.”

  1. Adapt your parenting to fit your child. Keep pace with your child’s development. Your child is growing up. Consider how age is affecting the child’s behavior.

“The same drive for independence that is making your three-year-old say ‘no’ all the time is what’s motivating him to be toilet trained,” writes Steinberg. “The same intellectual growth spurt that is making your 13-year-old curious and inquisitive in the classroom also is making her argumentative at the dinner table.”

For example: An eighth grader is easily distracted, irritable. His grades in school are suffering. He’s argumentative. Should parents push him more, or should they be understanding so his self-esteem doesn’t suffer?

“With a 13-year-old, the problem could be a number of things,” Steinberg says. “He may be depressed. He could be getting too little sleep. Is he staying up too late? It could be he simply needs some help in structuring time to allow time for studying. He may have a learning problem. Pushing him to do better is not the answer. The problem needs to be diagnosed by a professional.”

  1. Establish and set rules.“If you don’t manage your child’s behavior when he is young, he will have a hard time learning how to manage himself when he is older and you aren’t around. Any time of the day or night, you should always be able to answer these three questions: Where is my child? Who is with my child? What is my child doing? The rules your child has learned from you are going to shape the rules he applies to himself.”

“But you can’t micromanage your child,” Steinberg tells WebMD. “Once they’re in middle school, you need let the child do their own homework, make their own choices, and not intervene.”

  1. Foster your child’s independence.“Setting limits helps your child develop a sense of self-control. Encouraging independence helps her develop a sense of self-direction. To be successful in life, she’s going to need both.”

It is normal for children to push for autonomy, says Steinberg. “Many parents mistakenly equate their child’s independence with rebelliousness or disobedience. Children push for independence because it is part of human nature to want to feel in control rather than to feel controlled by someone else.”

  1. Be consistent.“If your rules vary from day to day in an unpredictable fashion or if you enforce them only intermittently, your child’s misbehavior is your fault, not his. Your most important disciplinary tool is consistency. Identify your non-negotiables. The more your authority is based on wisdom and not on power, the less your child will challenge it.”

Many parents have problems being consistent, Steinberg tells WebMD. “When parents aren’t consistent, children get confused. You have to force yourself to be more consistent.”

  1. Avoid harsh discipline.Parents should never hit a child, under any circumstances. “Children who are spanked, hit, or slapped are more prone to fighting with other children,” he writes. “They are more likely to be bullies and more likely to use aggression to solve disputes with others.”

“There is a lot of evidence that spanking causes aggression in children, which can lead to relationship problems with other kids,” Steinberg tells WebMD. “There are many other ways to discipline a child, including ‘time out,’ which work better and do not involve aggression.”

  1. Explain your rules and decisions.“Good parents have expectations they want their child to live up to,” he writes. “Generally, parents overexplain to young children and underexplain to adolescents. What is obvious to you may not be evident to a 12-year-old. He doesn’t have the priorities, judgment or experience that you have.”

An example: A 6-year-old is very active and very smart — but blurts out answers in class, doesn’t give other kids a chance, and talks too much in class. His teacher needs to address the child behavior problem. He needs to talk to the child about it, says Steinberg. “Parents might want to meet with the teacher and develop a joint strategy. That child needs to learn to give other children a chance to answer questions.”

  1. Treat your child with respect.“The best way to get respectful treatment from your child is to treat him respectfully,” Steinberg writes. “You should give your child the same courtesies you would give to anyone else. Speak to him politely. Respect his opinion. Pay attention when he is speaking to you. Treat him kindly. Try to please him when you can. Children treat others the way their parents treat them. Your relationship with your child is the foundation for her relationshipswith others.”

For example, if your child is a picky eater: “I personally don’t think parents should make a big deal about eating,” Steinberg tells WebMD. “Children develop food preferences. They often go through them in stages. You don’t want turn mealtimes into unpleasant occasions. Just don’t make the mistake of substituting unhealthy foods. If you don’t keep junk food in the house, they won’t eat it.”

Likewise, the checkout line tantrum can be avoided, says Natale. “Children respond very well to structure. You can’t go shopping without preparing them for it. Tell them, ‘We will be there 45 minutes. Mommy needs to buy this. Show them the list. If you don’t prepare them, they will get bored, tired, upset by the crowds of people.”

“Parents forget to consider the child, to respect the child,” Natale tells WebMD. “You work on your relationships with other adults, your friendships, your marriage, dating. But what about your relationship with your child? If you have a good relationship, and you’re really in tune with your child, that’s what really matters. Then none of this will be an issue.”

WebMD Feature Reviewed by Brunilda Nazario, MD

Sources

© 2004 WebMD, Inc. All rights Reserved.

8 Pathways to Every Student’s Success

https://www.edutopia.org/blog/8-pathways-every-students-success-marilyn-price-mitchell?utm_source=facebook&utm_medium=socialflow&utm_campaign=blog-8-pathways-students-success-link

 

155 Frases necesarias para una conversación en inglés

El idioma inglés tiene muchas expresiones idiomáticas que a veces son difíciles de entender, pero es fundamental conocerlas.

Para aquellos que no quieren cometer errores a la hora de hablar y traducir, Genial.guru juntó las expresiones más populares en una simple y útil tabla. Te deseamos éxito en el aprendizaje.

Las escuelas del futuro ya existen y son realmente distintas

http://www.elespanol.com/espana/20160422/119238340_0.html

 

Cada vez más colegios diseñan sus propios métodos de enseñanza: aquí están ocho claves de su éxito.

Los políticos insisten en que es necesario un pacto nacional por la educación. De ahí saldrá una nueva ley. Todos esperarán que resuelva los problemas de la educación en España.

Mientras desde despachos se pretende negociar cuál es el futuro de los colegios y los informes internacionales siguen suspendiendo a España, hay docenas de profesores y miles de alumnos que ya viven en el futuro.

La Fundación Ashoka ha destacado varias de esas escuelas con el título de Changemaker. EL ESPAÑOL ha hablado con varias. Sus planteamientos están lejos de la educación tradicional y siguen siendo un experimento de prueba error. Las evaluaciones externas les dejan en buen lugar, pero a muchos padres aún les parece algo raro. Esto es lo que hacen y han dejado de hacer:

1. LA MEMORIA ES SOLO UN RECURSO

Hay un argumento definitivo para demostrar la ineficacia de la memoria como centro de la educación: los adultos apenas recuerdan qué aprendieron de niños. “¿Qué dirías a los padres que piden que sus hijos aprendan los ríos y las capitales del mundo?”, pregunto a Iolanda Arboleas, directora del Institut de Sils (Girona). “Les preguntaría: ¿tú te los sabes?”, responde Arboleas.

La educación hoy se centra en empollar. Un profesor y un libro cuentan unos datos, el niño debe estudiarlos y repetirlos en un examen. Quien ha pasado por ese proceso, sabe que el día después del examen quedan pocas cosas en la cabeza.

Estas escuelas innovadoras tratan de evitar esta pérdida de tiempo. “Los niños y niñas deben construir el conocimiento, no que se lo demos como algo enlatado”, dice María José Parages, de La Biznaga (Málaga). “Tienen ya toda la información del mundo al alcance de un dedo”, añade.

2. MÁS COMPETENCIAS, MENOS CONOCIMIENTOS

Internet no es el único motivo por el que la memorización de conocimientos ya no es esencial. La información en el siglo XXI es inabarcable: “A mediados del siglo XX, los conocimientos que había que tener cabían en una enciclopedia”, dice Karlos Garaialde, director de Amara Berri (Guipúzcoa). Ya no: “Hoy el conocimiento es otra cosa y tiene que ver con conocimientos que interactúan”, añade.

Todas estas escuelas insisten en que el futuro de estos niños no es saber dónde desemboca el Danubio, sino entender por qué un río es básico para el medio ambiente. Se enseña por tanto algo que la mayoría de especialistas llama competencias. Es capacidad de buscar información, jerarquizarla y ofrecerla. Es también capacidad de hacerlo solo o en grupo y de entregarlo el día que toca sin errores de expresión.

3. LAS ASIGNATURAS Y LOS EXÁMENES SE DILUYEN

Los conocimientos no son estancos, sino relacionados. El mejor modo de aprenderlos es aplicarlos a una realidad, no en abstracto. En La Biznaga los niños de primaria hacen proyectos. El último que han hecho es sobre el consumo de energía de su escuela: “Los niños han buscado qué es concepto de energía, cómo se produce el CO2, qué energía se usa al producir papel; han tenido que hacer sumas, restas, porcentajes”. El siguiente será sobre la industria alimentaria. Ellos mismos deciden qué quieren investigar cada tres semanas.

La planificación es un buen modo de aprender. En el Padre Piquer (Madrid), los jóvenes de ESO deben preparar un recorrido por el Renacimiento español para turistas ingleses. El objetivo no es aprender la lista de monumentos y obras renacentistas más importantes de España, sino valorar y decidir cuáles tienen más peso de cara a un viaje de una semana y explicar por qué. Al ser en inglés, tienen que hacer los folletos en inglés. Así es cómo las asignaturas y el modo de evaluarlas quedan obsoletas.

4. LOS DEBERES NO SON PRIORITARIOS

Los deberes son los padres. En colegios en barrios difíciles, los deberes son una losa más en la vida de niños que tienen familias donde nadie les ayuda. Si además otros padres están dispuestos a dedicar horas de su jornada a ayudar a los niños, la distancia entre alumnos crece y su labor definitiva no es real: “Con las más de 30 horas que están en el colegio, ya es suficiente”, dice Gregorio Casado, del Padre Piquer.

5. PERO SIGUE HABIENDO UN OGRO

Es la selectividad, pero también el paso de ciclo: de primaria a ESO y de ESO a bachillerato. La sociedad mira a estos centros innovadores y los juzga por la nota de corte. Pocos de estos centros se atreven aún a hacer hasta el final con métodos nuevos. Es en parte lógico: si la selectividad es vomitar conocimientos de memoria, ¿cómo va a hacerse otro tipo de preparación?

“En el bachillerato tienen que empollar, empollar y empollar. Lo hacen y ya. Tampoco hay que ser muy inteligente”, dice Iolanda Arboleas, del Institut de Sils, cuya enseñanza termina en 4ª de ESO. Los alumnos que acaban la ESO en Sils han dedicado solo un tercio de su tiempo a las tradicionales clases magistrales. En el bachillerato será todo así: “El bachillerato es lo que han hecho durante un tercio de su horario: escuchar, apuntar y empollar”.

6. NADIE DEBE QUEDAR APARTE

La Logse estableció que los niños con problemas de integración o de aprendizaje tendrían un grupo especial con un profesor específico. La intención es buena, pero es un modo obvio de iniciar su separación. Los chicos que van a esa clase es muy difícil que recuperen el ritmo del resto. Es más probable que acaben fuera del colegio.

Estos colegios nuevos no separan de clase, aunque sí separan por capacidad de aprendizaje: “Que un niño esté con los de su edad no significa que todos deban hacer lo mismo”, dice Arboleas. “Esa cosa homogénea es bastante ridícula”, añade. Este ritmo distinto permite otro tipo de evaluación: “El ritmo lo impone el esfuerzo y la autonomía que coja”. Si un niño no intenta salir adelante, llega el suspenso. Los conocimientos no son el estándar, sino que el esfuerzo de cada cual es su base: “Uno de nuestros lemas es ‘que aprendan tanto como puedan a partir de aquello que ya saben’”, dice Arboleas.

La moraleja que hay detrás de esta opción es que todos pueden aprender qué es un átomo en internet, pero en la vida adulta es casi imposible convivir con alguien con síndrome de Asperger o con un niño recién llegado de la guerra de Siria. Esa experiencia compartida es más rica que cualquier lista de reyes Godos.

7. LAS AULAS NO SON DE LOS PROFESORES

“No hay nada más distinto a la vida de un joven hoy que un profesor con una tiza y una pizarra”, dice Gregorio Casado del Padre Piquer. En su colegio los tres primeros años de ESO hay 60 alumnos por aula y 3 o 4 profesores. Es un modo de solucionar varios problemas a la vez: atender distintas necesidades, poder trabajar más en grupo -los alumnos no se ven los cogotes sino las caras- o estar más por cada uno de los alumnos -si hay tres profesores siempre en clase, uno podrá dedicar un rato a salir a charlar con alguno que parece tener un problema.

Ese tipo de distribución permite que las actividades sean más naturales: si un niño debe ir al ordenador a mirar una información, va y punto. El Padre Piquer habrá recibido este año la visita de 700 profesores de otras escuelas. Algo se mueve para buscar alternativas.

8. LOS NIÑOS DECIDEN

En estas escuelas, los niños presentan a sus compañeros lo que han aprendido. El resto les juzga. Las normas de comportamiento las ponen entre todos, con lo que todos se siente corresponsables. La disciplina no es por tanto un conjunto de reglas con sanciones.

Eso no implica que no vaya a haber conflictos. Es probable que la solución vaya caso por caso: “Detrás del comportamiento de críos hay aspectos emocionales. Hay que hacer análisis más ricos”, dice Karlos Garaialde.

Estas escuelas coinciden en dos aspectos poco vinculados con las escuela tradicional: los niños quieren ir a clase y no se aburren. Está por ver si el Pacto Nacional por la Educación de un hipotético futuro gobierno lo tendrá en cuenta: “Hemos tenido prácticamente siete leyes educativas en 30 años”, dice Jordi Musons, de la Escola Sadako (Barcelona). “Es imprescindible un consenso a largo plazo y solo es posible ofreciendo marcos generales que permitan que los centros decidan por sí mismos y diseñen proyectos singulares”.

NEUROCIENCIA: ¿QUÉ PASA EN EL CEREBRO DE UN NIÑO DE KÍNDER?

¿Qué está pasando en el cerebro de un niño de esta edad?; ¿qué conocimientos puede ofrecer la neurociencia a los padres de un niño que cursa el kínder? Estas preguntas las contestó Hank Pellissier, experto en educación y desarrollo cerebral, autor del libro “Los cerebros más brillantes: 225 maneras de elevar o dañar la inteligencia”. Te invitamos a leer esta nota con interesantes consejos para que los padres puedan apoyar de mejor manera el desarrollo de sus hijos en esta crucial etapa.

.

Los niños de kínder pueden estar llenos de autoestima, gracias a que graduarse del jardín lo vuelve un “niño grande” en la escuela, donde se entremezclan con los modelos más antiguos. De hecho, la gama de personalidades que podemos encontrar en un jardín con niños entre cuatro años y medio a seis años de edad es, a menudo, mandona, beligerante y presumida con las habilidades motoras recién adquiridas, demostrándolas en juegos como las carreras de velocidad y los trucos con las manos. El cerebro del niño de kínder cuenta con muchas mejoras mentales: mejora en la memoria, capacidad de atención, un control más estricto de la realidad, un mejor auto-control, y una comprensión de los códigos de conocimiento –los números y el alfabeto.

A pesar de ello, los niños de kindergarten están agobiados y bendecido a la vez con su actividad cerebral, que es tremendamente ajena a la inteligencia del adulto. A los cinco años de edad, un niño tiene 100 mil millones de células cerebrales (neuronas) con un 77 por ciento en la corteza cerebral – la zona que construye el lenguaje, las matemáticas, la memoria, la atención y resolución de problemas complejos. Las neuronas están brotando como maniáticas dendritas, delgados brazos de pulpo que se deslizan hacia fuera para recibir datos de otros hasta 15.000 células y axones que transmiten información a otras células. Los vínculos entre las neuronas – o  sinapsis- construyen vías cognitivas que crean “la arquitectura del cerebro” especializada de cada individuo que les permita comprender, se acumulan, y retener el conocimiento.

En una Nota del Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard: “Las primeras experiencias en la arquitectura del cerebro hacen los primeros años de vida [de 0 a seis años] un período de grandes oportunidades y gran vulnerabilidad para el desarrollo del cerebro“. En otras palabras, estos son años cruciales para la construcción de la base de “la arquitectura del cerebro” – un momento en que, como padre de familia o adulto a cargo, se puede tener un impacto significativo en el desarrollo del niño. El kínder también es un año crítico porque de seguro los padres quieren quiere que su hijo disfrute del proceso educativo. ¿Cómo es posible ayudar a un niño de kínder a navegar las expectativas de su nuevo mundo de “niño grande”? Para empezar, es posible seguir los siguientes consejos:

.
Hablar, cantar y leer

Hablar, cantar y leer libros con frecuencia a tu hijo de kínder es muy buena idea. La exposición constante al lengaje permite a su corteza cerebral desarrollar fuertes circuitos neuronales que permiten una rápida adquisición del lenguaje. Los padres también harían bien en ser oyentes activos, haciendo preguntas abiertas que inician pensamiento, tales como, “Si pudieras tener cualquier superpotencia en el mundo, ¿cuál sería?” ó “¿qué es lo que más te gusta de ir a la playa?” Además, otro gran apoyo es explicarle cómo funcionan las cosas, utilizar un vocabulario de alto nivel, fomentar la escritura, e incluir la escuela en conversaciones de los adultos. El kínder es un año óptimo para la introducción de nuevas palabras y un segundo idioma. El autor de libros infantiles Tomi Ungerer opinó recientemente en el New York Times que, “entre las edades de tres y siete años, los niños pueden aprender tres idiomas un año. Si no les está enseñando otro idioma, siempre se puede desarrollar su vocabulario.”

La lectura ayuda en esta etapa

Aprender a leer por letras en las palabras “por sus sonidos” es difícil para muchos niños de kínder, incluso si el desarrollo auditivo del cerebro es excelente. Una de las razones, señala Jeannine Herron, con el grado de Doctora, autor de “Making Visible Speech” (Hacer el lenguaje visible), es que memorizar el alfabeto es engañoso, porque los títulos de letras – A, B, C, etc. – no suenan exactamente igual que los sonidos que representan. Por ejemplo, la letra P tiene un sonido “P(e)”, E es la forma fuera de la base con su pronunciación “PE”, y todas las vocales puede ser utilizadas con más de un sonido. Esta dificultad se retrasa miles de lectores con dificultades. Para evitar esto, Herron recomienda enseñar a los niños de kínder a “prestar atención a lo que su boca está haciendo” cuando se aproximan a los fonemas.

Sé gentil

Por su capacidad de aprendizaje floreciente, los niños de kínder necesitan sentirse seguros y confiados. Un estudio de la Universidad de Stanford en el 2007, indica que el estrés traumático y el miedo pueden liberar niveles tóxicos de la hormona cortisol; esto puede destruir neuronas en el hipocampo, una región que soporta memoria de hechos y episódica. Para proteger la confianza en sí mismos, puede darle a su hijo positividad, amor, y alentarlos a reflexionar sobre lo que ha hecho. Reducir al mínimo las reprimendas, evitar las luchas de poder innecesarias, y no utilices gritos o nalgadas en la disciplina. Expresa empatía si tienen miedo de las pesadillas o la oscuridad, y ser paciente sobre los “accidentes” nocturnos: Muchos niños siguen la enuresis hasta la edad de siete años o más.

Estimular los sentidos

Las experiencias de este año tendrán un enorme impacto en el absorbente cerebro de tu hijo. Cuando no están en la escuela, los niños se benefician en gran medida de las actividades que despierten su curiosidad. Expone a tu hijo a la interacción con los materiales tridimensionales y llévalos a paseos sensorialmente ricos: a los festivales, parques, zoológicos, museos, conciertos, y las áreas naturales al aire libre.

Vamos a centrarnos en el kínder

La capacidad de atención de un niño a esta edad es de unos cinco a 15 minutos. Para reforzar el nivel de concentración de tu hijo, involúcralo en actividades que requieren atención, como la meditación y juegos de mesa. La enseñanza del auto-control y la satisfacción retrasada también ayudará a tu hijo académicamente: La correlación entre el autocontrol y la GPA (prueba norteamericana para ingresar a las universidades) es dos veces mayor que la correlación entre el coeficiente intelectual y la GPA. También puede aumentar la paciencia de su hijo modelando su propio comportamiento – hablar y actuar con calma, por ejemplo. Finalmente, limitar a una hora por día la televisión: Estudios sugieren que la televisión sobre estimula el sistema neurológico, resultando en hiperactividad y acortando los periodos de atención.

¿Ejercicio? ¡muy importante!

Lo ideal es que los niños y niñas de kínder deben tener, por lo menos, 30 minutos al día para correr y jugar al aire libre. Una investigación de la Universidad de Columbia descubrió que el ejercicio crea células cerebrales en el giro dentado. De acuerdo con John Ratey, Medico, autor de Spark, el ejercicio eleva un producto químico que él llama “Miracle-Gro para el cerebro” porque construye la infraestructura del cerebro. Se recomiendan ejercicios de cuerpo completo como el fútbol, la natación, la gimnasia y la danza. Además, para el crecimiento óptimo del cerebro, alimenta a tu hijo con una variedad equilibrada y nutritiva de verduras, frutas, granos enteros, productos lácteos y carne, y limita la ingesta de dulces, galletas, jugo de fruta y azúcar, comida chatarra salada. La yema de huevo, carnes grasas, y la soja, contienen colina, la piedra angular de la acetilcolina, neurotransmisor que es crucial en la función de la memoria.

¡Musíca!

Expone a tus niños a la música, y si muestran alguna aptitud, consigue que toquen un instrumento. Reproduce música estructurada, melódica para ellos y canten canciones. De la UC Irvine, Gordon Shaw, dio a 19 niños clases piano o canto durante ocho meses, y encontró que los niños demostraron una mejora dramática en el razonamiento espacial. Shaw, que se refiere a la música como “una ventana a las funciones cerebrales superiores”, ha publicado numerosos estudios que indican que los niños que estudian música están por delante de sus compañeros en matemáticas.

Fuente: Great Schools – Inside the kindergartner’s brain – GreatSchools.com
Traducción: Victoria Cifuentes, Estudiante de Pedagogía en Inglés – USACH

10 THINGS THAT REQUIRE ZERO TALENT

10 THINGS THAT REQUIRE ZERO TALENT FROM A STUDENT BUT MAKE A BIG DIFFERENCE IN THEIR LIFE

  1. BIENG ON TIME
  2. WORK ETHIC
  3. EFFORT
  4. BODY LANGUAGE
  5. ENERGY
  6. ATTITUDE
  7. PASSION
  8. BEING COACHABLE
  9. DOING EXTRA
  10. BEING PREPARED

Las escuelas del futuro ya existen y son realmente distintas

Las escuelas del futuro ya existen y son realmente distintas

Por:  JORDI PÉREZ COLOMÉ @jordipc

 

Cada vez más colegios en españa diseñan sus propios métodos de enseñanza: aquí están ocho claves de su éxito.

Los políticos insisten en que es necesario un pacto nacional por la educación. De ahí saldrá una nueva ley. Todos esperarán que resuelva los problemas de la educación en España.

Mientras desde despachos se pretende negociar cuál es el futuro de los colegios y los informes internacionales siguen suspendiendo a España, hay docenas de profesores y miles de alumnos que ya viven en el futuro.

La Fundación Ashoka ha destacado varias de esas escuelas con el título de Changemaker. EL ESPAÑOL ha hablado con varias. Sus planteamientos están lejos de la educación tradicional y siguen siendo un experimento de prueba error. Las evaluaciones externas les dejan en buen lugar, pero a muchos padres aún les parece algo raro. Esto es lo que hacen y han dejado de hacer:

1. LA MEMORIA ES SOLO UN RECURSO

Hay un argumento definitivo para demostrar la ineficacia de la memoria como centro de la educación: los adultos apenas recuerdan qué aprendieron de niños. “¿Qué dirías a los padres que piden que sus hijos aprendan los ríos y las capitales del mundo?”, pregunto a Iolanda Arboleas, directora del Institut de Sils (Girona). “Les preguntaría: ¿tú te los sabes?”, responde Arboleas.

La educación hoy se centra en empollar. Un profesor y un libro cuentan unos datos, el niño debe estudiarlos y repetirlos en un examen. Quien ha pasado por ese proceso, sabe que el día después del examen quedan pocas cosas en la cabeza.

Estas escuelas innovadoras tratan de evitar esta pérdida de tiempo. “Los niños y niñas deben construir el conocimiento, no que se lo demos como algo enlatado”, dice María José Parages, de La Biznaga (Málaga). “Tienen ya toda la información del mundo al alcance de un dedo”, añade.

2. MÁS COMPETENCIAS, MENOS CONOCIMIENTOS

Internet no es el único motivo por el que la memorización de conocimientos ya no es esencial. La información en el siglo XXI es inabarcable: “A mediados del siglo XX, los conocimientos que había que tener cabían en una enciclopedia”, dice Karlos Garaialde, director de Amara Berri (Guipúzcoa). Ya no: “Hoy el conocimiento es otra cosa y tiene que ver con conocimientos que interactúan”, añade.

Todas estas escuelas insisten en que el futuro de estos niños no es saber dónde desemboca el Danubio, sino entender por qué un río es básico para el medio ambiente. Se enseña por tanto algo que la mayoría de especialistas llama competencias. Es capacidad de buscar información, jerarquizarla y ofrecerla. Es también capacidad de hacerlo solo o en grupo y de entregarlo el día que toca sin errores de expresión.

3. LAS ASIGNATURAS Y LOS EXÁMENES SE DILUYEN

Los conocimientos no son estancos, sino relacionados. El mejor modo de aprenderlos es aplicarlos a una realidad, no en abstracto. En La Biznaga los niños de primaria hacen proyectos. El último que han hecho es sobre el consumo de energía de su escuela: “Los niños han buscado qué es concepto de energía, cómo se produce el CO2, qué energía se usa al producir papel; han tenido que hacer sumas, restas, porcentajes”. El siguiente será sobre la industria alimentaria. Ellos mismos deciden qué quieren investigar cada tres semanas.

La planificación es un buen modo de aprender. En el Padre Piquer (Madrid), los jóvenes de ESO deben preparar un recorrido por el Renacimiento español para turistas ingleses. El objetivo no es aprender la lista de monumentos y obras renacentistas más importantes de España, sino valorar y decidir cuáles tienen más peso de cara a un viaje de una semana y explicar por qué. Al ser en inglés, tienen que hacer los folletos en inglés. Así es cómo las asignaturas y el modo de evaluarlas quedan obsoletas.

4. LOS DEBERES(Tareas) NO SON PRIORITARIOS

Los deberes son los padres. En colegios en barrios difíciles, los deberes son una losa más en la vida de niños que tienen familias donde nadie les ayuda. Si además otros padres están dispuestos a dedicar horas de su jornada a ayudar a los niños, la distancia entre alumnos crece y su labor definitiva no es real: “Con las más de 30 horas que están en el colegio, ya es suficiente”, dice Gregorio Casado, del Padre Piquer.

5. PERO SIGUE HABIENDO UN OGRO

Es la selectividad, pero también el paso de ciclo: de primaria a ESO (secundaria) y de ESO a bachillerato. La sociedad mira a estos centros innovadores y los juzga por la nota de corte. Pocos de estos centros se atreven aún a hacer hasta el final con métodos nuevos. Es en parte lógico: si la selectividad es vomitar conocimientos de memoria, ¿cómo va a hacerse otro tipo de preparación?

“En el bachillerato tienen que empollar, empollar y empollar. Lo hacen y ya. Tampoco hay que ser muy inteligente”, dice Iolanda Arboleas, del Institut de Sils, cuya enseñanza termina en 4ª de ESO (secundaria). Los alumnos que acaban la ESO en Sils han dedicado solo un tercio de su tiempo a las tradicionales clases magistrales. En el bachillerato será todo así: “El bachillerato es lo que han hecho durante un tercio de su horario: escuchar, apuntar y empollar”.

6. NADIE DEBE QUEDAR APARTE

La Logse (Ley Organica de Ordenación General del Sistema Educativo de España) estableció que los niños con problemas de integración o de aprendizaje tendrían un grupo especial con un profesor específico. La intención es buena, pero es un modo obvio de iniciar su separación. Los chicos que van a esa clase es muy difícil que recuperen el ritmo del resto. Es más probable que acaben fuera del colegio.

Estos colegios nuevos no separan de clase, aunque sí separan por capacidad de aprendizaje: “Que un niño esté con los de su edad no significa que todos deban hacer lo mismo”, dice Arboleas. “Esa cosa homogénea es bastante ridícula”, añade. Este ritmo distinto permite otro tipo de evaluación: “El ritmo lo impone el esfuerzo y la autonomía que coja”. Si un niño no intenta salir adelante, llega el suspenso. Los conocimientos no son el estándar, sino que el esfuerzo de cada cual es su base: “Uno de nuestros lemas es ‘que aprendan tanto como puedan a partir de aquello que ya saben’”, dice Arboleas.

La moraleja que hay detrás de esta opción es que todos pueden aprender qué es un átomo en internet, pero en la vida adulta es casi imposible convivir con alguien con síndrome de Asperger o con un niño recién llegado de la guerra de Siria. Esa experiencia compartida es más rica que cualquier lista de reyes Godos.

7. LAS AULAS NO SON DE LOS PROFESORES

“No hay nada más distinto a la vida de un joven hoy que un profesor con una tiza y una pizarra”, dice Gregorio Casado del Padre Piquer. En su colegio los tres primeros años de ESO (secundaria)

hay 60 alumnos por aula y 3 o 4 profesores. Es un modo de solucionar varios problemas a la vez: atender distintas necesidades, poder trabajar más en grupo -los alumnos no se ven los cogotes sino las caras- o estar más por cada uno de los alumnos -si hay tres profesores siempre en clase, uno podrá dedicar un rato a salir a charlar con alguno que parece tener un problema.

Ese tipo de distribución permite que las actividades sean más naturales: si un niño debe ir al ordenador a mirar una información, va y punto. El Padre Piquer habrá recibido este año la visita de 700 profesores de otras escuelas. Algo se mueve para buscar alternativas.

8. LOS NIÑOS DECIDEN

En estas escuelas, los niños presentan a sus compañeros lo que han aprendido. El resto les juzga. Las normas de comportamiento las ponen entre todos, con lo que todos se siente corresponsables. La disciplina no es por tanto un conjunto de reglas con sanciones.

Eso no implica que no vaya a haber conflictos. Es probable que la solución vaya caso por caso: “Detrás del comportamiento de críos hay aspectos emocionales. Hay que hacer análisis más ricos”, dice Karlos Garaialde.

Estas escuelas coinciden en dos aspectos poco vinculados con las escuela tradicional: los niños quieren ir a clase y no se aburren. Está por ver si el Pacto Nacional por la Educación de un hipotético futuro gobierno lo tendrá en cuenta: “Hemos tenido prácticamente siete leyes educativas en 30 años”, dice Jordi Musons, de la Escola Sadako (Barcelona). “Es imprescindible un consenso a largo plazo y solo es posible ofreciendo marcos generales que permitan que los centros decidan por sí mismos y diseñen proyectos singulares”.

 

Fuente: http://www.elespanol.com/espana/20160422/119238340_0.html

 

“SER VICENTE TIENE UN PRECIO” Por Rosaura Barahona

Ser Vicente tiene un precio

Rosaura Barahona

01 Mar. 2016

La semana pasada hubo una noticia que debimos releer para creer: un joven de 19 años, César Alejandro de León Delgado, mató a su ex novia, Perla Rebeca Alvarado Tovar, de 14 años, de un balazo en la cabeza. César huyó a Laredo y las autoridades tratan de localizarlo.

Asesinar un joven de 19 a una niña de 14, ¿por qué? ¿Qué rollos enfermizos traerá César en su cabeza? “¿O mía o de nadie?”. ¿Celos? ¿A los 19 años arruinar su vida por algo inexplicable?

También la semana pasada una mujer decapitó a su amante. No es que la violencia entre adultos sea más aceptable, sino que la violencia entre adolescentes va en aumento, cuando hasta hace poco casi no existía.

Las cosas han cambiado mucho de unos años para acá: las niñas de 13 o 15 años parecen de 17 o más: se maquillan, usan tacones altísimos, faldas cortísimas, escotes pronunciados y viven horarios inadecuados.

Muchos chavos adolescentes ya fuman, beben, manejan como bólidos, parrandean hasta altas horas de la noche, dicen palabrotas todo el tiempo y son machines a más no poder… para orgullo de sus papás.

Los papás de unas y otros se justifican entre sí “porque así es ahora”, como si las modas que les tocó vivir fueran incuestionables y no seguirlas fuese un pecado mortal.

Desentonar y nadar contra la corriente es esencial cuando se nos trata de imponer algo absurdo o indebido. Pero como el niño y la niña “deben ser aceptados”, pues que se echen sus cheves y “fajen”, si es necesario.

Hay un dicho que dice: “¿A dónde va Vicente? A donde va la gente” Pobres criaturas, no tienen la culpa de tener padres que son Vicentes y sólo van a donde va la gente porque no se atreven a ser diferentes.

La fruta que se comía antes maduraba en el árbol. Podían no ser frutos idénticos por fuera, pero eran una delicia y su olor nos invitaba a comerlos porque al llevarlos a casa todo olía a manzana o a durazno o a piña o a mango. Ahora la fruta, de tan bella que es, parece sacada de un cuadro, pero ha perdido olor y sabor.

Hoy muchos niños y jóvenes citadinos no han probado las manzanas, aunque las coman con frecuencia porque se maduran artificialmente y ya no saben a manzana.

Y así también muchos jóvenes hoy son madurados a fuerza. Me recuerdan los aguacates perfectos que compramos y que, al partirlos, están podridos, negros o sin consistencia.

Ni esos chicos y chicas ni sus padres entienden que el crecimiento físico sano exige nutrir el cuerpo, la mente y el espíritu, un número mínimo de horas para dormir, no beber, no fumar, no drogarse y no tener relaciones sexuales ni por romance ni por mera diversión, mientras maduran.

El mundo de esos jóvenes está saturado de mensajes alentadores equivocados y las mamás y los papás, a menudo, se comportan como si fueran incapaces de explicarlo a sus hijos y luego se quejan, con amargura, de su comportamiento.

Pero eso es si hay padres. ¿Qué sucede cuando no hay papá, mamá o ninguno de los dos? ¿Quién acompaña? ¿Quién orienta? ¿Quién centra? ¿Quién llama la atención? ¿Quién determina las consecuencias? ¿Quién apoya? ¿Quién comprende?

El número de alumnas y alumnos de secundaria expulsados de colegios privados y de escuelas sigue aumentando de forma preocupante. Muchos de ellos han sido formados con principios rígidos y conservadores, pero su inseguridad y falta de pudor son tales que toman fotos de sus partes íntimas y las envían a amigos con derechos, sin derechos, compañeros de clase, vecinos o lo que sea para ser aceptados, mostrar su audacia, ganarle a fulana o a zutano o ser descubiertos por un agente de modelos.

Quienes los esperan con ansia en las redes y los descubren son los tratantes de personas. Y no para hacerlos famosos en las pasarelas.

¿Es que así es ahora?

No, así dejamos que sea. Por eso los adultos debemos estar más atentos a cualquier comportamiento extraño entre niños y adolescentes. Muchos papás están al tanto de lo que hacen sus hijos dentro de lo visible y cotidiano, pero prefieren ignorar lo que hay en sus oscuras mentes y lúbricas tentaciones.

Los Vicentes sobran. Urge tener papás sin miedo a desentonar.

Leer más: http://www.elnorte.com/aplicacioneslibre/editoriales/editorial.aspx?id=83204&md5=b22b38439bc00b5ab26291509a4144b6&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe#ixzz42zzi5yQm
Follow us: @elnortecom on Twitter